Piedras calientes

El masaje con piedras calientes y frías no es nuevo. Desde hace muchos años, tanto la cultura China, como la de los indios americanos, utilizaban las piedras calientes para dar masaje y aliviar dolencias. Desde los puntos chakra, la energía es distribuida a todo el organismo, gracias a los numerosos canales energéticos que lo atraviesan y que están unidos a ellos.

“Las piedras calientes incrementan el riego sanguíneo y el metabolismo celular, mientras que las frías originan vasoconstricción y liberación de histamina que actúa sobre el dolor y los procesos inflamatorios”.

Piedras calientes y frías se alternan para masajear el cuerpo: las calientes relajan la musculatura y las frías tonifican el organismo. La terapia funciona usando diferentes piedras a varias temperaturas (termo-terapia). Cada piedra con una determinada temperatura se coloca en puntos específicos del cuerpo, en los chacras.

,